La levadura de cerveza es un producto derivado de la fermentación de cereales como la cebada o el trigo, gracias a un microorganismo llamado Saccharomyces cerevisiae. Es un condimento rico en proteínas, muy útil para los días que, con las prisas, consumimos menos alimentos proteicos. Además, la levadura de cerveza aporta minerales y vitaminas. Concretamente, es rica en zinc, en ácido fólico y, en general, en todas las vitaminas del grupo B, salvo la B12. Puedes utilizar la levadura de cerveza como condimento en todo tipo de platos: ensaladas, cremas, guisos, sopas, tostadas, batidos, pastas… También sustituye a menudo al queso, tanto sola como mezclada con otros ingredientes, como pueden ser frutos secos molidos, o en recetas de queso vegano.